SEGURO DE IMPAGO DE ALQUILER

Si estás pensando en alquilar tu piso, una forma de garantizar el pago de las mensualidades de los inquilinos, además de los diferentes riesgos que puedan derivar de ello, es el seguro de impago de alquiler, la mejor opción.

En los últimos años este tipo de pólizas ha ido ganando popularidad ya que es una opción muy segura para los arrendadores, quienes buscan proteger sus intereses ante cualquier contingencia que pueda surgir.

El seguro de impago de alquiler junto con otras medidas como el cobro de una fianza o la solicitud de avales personales o bancarios refuerzan la posición del arrendador ante los posibles problemas que deriven del arrendamiento de una vivienda.

¿Temes que tu inquilino deje de pagar? ¿No estás 100% seguro a la hora de alquilar tu vivienda a un desconocido? ¿Te gustaría asegurar los posibles daños y desperfectos que se produzcan en la vivienda? El seguro de impago de alquiler es lo que estás buscando.

Además, no tendrás que preocuparte absolutamente de nada y podrás olvidarte de los posibles problemas, ya que un experto equipo de abogados estará a tu lado en todo momento para reclamar y defender tus derechos e intereses como propietario.

En BMI Spain trabajamos cada día para ayudar a nuestros clientes a encontrar el seguro de impago de alquiler que mejor se adapte a sus intereses, para que de esta forma puedan alquilar su vivienda a desconocidos con total tranquilidad.

¿Qué nos cubre el seguro de impago de alquiler?

El seguro de impago de alquiler tiene como finalidad proteger al propietario de la vivienda en caso de que el inquilino no pague las cuotas.

En un principio, el seguro cubre las rentas impagadas (hasta un máximo acordado en el contrato), sin embargo, las pólizas de este tipo pueden incluir la cobertura de otras contingencias que puedan surgir.

Esta es una lista de los tipos de contingencias que un seguro de impago de alquiler puede cubrir:

  • Impago de alquileres.
  • Asistencia Jurídica telefónica.
  • Defensa y reclamación en contratos de arrendamiento.
  • Actos de vandalismos.
  • Defensa de responsabilidad penal.
  • Reclamación de daños de origen extracontractual.
  • Reclamación en contratos de servicio o mantenimiento.
  • Defensa de derechos de la vivienda.
  • Defensa de otros seguros.